Domingo
02 de Octubre  2022 

Asumir un compromiso responsable con la montaña

Un enfoque sistémico e integrador para la gestión de los recursos naturales y en particular en el restablecimiento de un ecosistema tan frágil como las montañas, ofrece el proyecto Agropaisajes sostenibles, que aboga por prácticas de producción sustentables y que impacten en la conservación de la biodiversidad. Implementado por la FAO y el MINAG, cuenta con financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente


Viernes 05 de Agosto de 2022 | 10:54:10 AM 

Autores

Ledys Camacho Casado
Raquel Sierra

Potenciar la producción de alimentos desde un enfoque de  sostenibilidad ambiental y de mejora en la calidad de vida de los agricultores, es propósito del proyecto Agropaisajes Sostenibles, cuyo taller de inicio recién sesionó en La Habana, con la participación de representantes de todas las formas productivas involucradas.

Implementada por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura  (FAO) y el Ministerio de la Agricultura (Minag), la iniciativa beneficiará a seis municipios de tres provincias del oriente cubano: Granma (Buey Arriba, Bartolomé Masó, Guisa); Santiago de Cuba (Guamá) y Guantánamo (Baracoa y Maisí), en los cultivos de cacao, café y coco, y la ganadería.

Al inaugurar el encuentro Enrique Moret Hernández, coordinador de proyectos en la oficina cubana de la FAO en la capital cubana, destacó que el proyecto facilitará insertar las cadenas  de valor,  reproducir alternativas y buenas prácticas de producción e impulsar el logro de repoblar las montañas, con la meta de que estás se afiancen como lugares atractivos para la agroecología, en coherencia con la recientemente aprobada Ley de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, donde el aprendizaje de la ciudadanía es prioridad.

El director de Ciencia, Técnica, Innovación y Medio Ambiente del Ministerio de la Agricultura, Telce Abdel González, indicó que el proyecto tiene particularidades que lo hacen muy relevante, por ejemplo, el hecho de que se desarrollará en la montaña y la premontaña, con condiciones y  problemáticas diferentes a las del llano y  con ecosistemas que hay que rescatar.

 “Integrando la biodiversidad en paisajes agrícolas y ganaderos de ecosistemas relevantes en el Oriente de Cuba” (Agropaisajes sostenibles) tendrá una duración de  cinco años y cuenta con financiamiento del Fondo Mundial para el Medio Ambiente, por un monto de 5,2 millones de dólares.

Según trascendió, el proyecto tributa a los ejes estratégicos del Plan de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional y al Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, Tarea Vida, con el objetivo central de reducir las presiones sobre ecosistemas de montaña y pre-montaña claves del oriente de Cuba, integrando la biodiversidad en la producción agrícola y ganadera.

Junto al manejo integrado de suelos se prevé con esta iniciativa reforzar los modos de vida sostenibles, el aumento de la resiliencia; el mejoramiento de los servicios de los ecosistemas, la reducción de los costos de producción y una mayor conexión con el mercado internacional, pues se prevé un elevado nivel de integración de todas las cadenas de valor posibles, y la participación de gran multiplicidad de formas productivas, cooperativas, campesinos individuales, unidades básicas y organizaciones empresariales, entre otras.

Opinan los beneficiarios

Marelys Chibás Jamieson, de la delegación de la Agricultura en Santiago de Cuba y coordinadora provincial del proyecto, comentó a Opciones que esta es una buena oportunidad para integrar, desde un enfoque medioambientalista, todas las acciones que el país se propone en el sector, no solo desde el punto de vista del enfrentamiento al cambio climático, desde lo productivo,  sino también en la mejora en las condiciones de vida y de trabajo de los productores.

“En el municipio de Guamá, de alta prioridad en estos temas, hemos identificado un grupo de estructuras productivas que pudieran insertarse dentro del proyecto, que pudieran fortalecerse desde el punto de vista productivo,  ambiental y contribuir a implementar y acelerar todas las medidas que hoy se adoptan”, subrayó.

Guamá es un municipio de la zona costera, y cuenta con ganado ovino caprino y muchas potencialidades en la acuicultura; ambas producciones pudieran fortalecerse muchísimo.

Según explicó, el proyecto involucraría a unos 1 000 productores, pues se trata de un municipio con muchas posibilidades y que abarca todas las formas cooperativas e incluye la empresa agroforestal.

  “El logro de los objetivos del proyecto parte de las alianzas estratégicas que se concreten en función de sus propósitos y metas; ahí es donde radica también su fortaleza y la sostenibilidad para cuando concluyan las acciones pues el monto financiero necesariamente va a tener partidas para capacitación y otras, como las referidas a la conservación de suelos.

La intendente del municipio granmense de Guisa, Maidelyn Chávez Garcés, señaló que el objetivo del proyecto es potenciar el desarrollo y la sostenibilidad de ese territorio, eminentemente montañoso, despoblado en parte de las serranías, y esta iniciativa contribuirá al retorno de los campesinos a esas zonas, a partir de las posibilidades que se ofrecen con el programa mular y una esmerada atención a los pobladores.

En este momento son 52 bases productivas las que se pueden beneficiar con este proyecto y están fundamentalmente enfrascados en el tema del ganado mayor y menor, así como la producción cafetalera, más la introducción del cacao, un cultivo también importante en esa localidad.

Destacó la participación de los intendentes en este taller de intercambio para apropiarse de las herramientas del proyecto y poder conducir el proceso en el municipio a partir de las potencialidades de cada uno, con el control y seguimiento requerido en todas las tareas que se dispongan.

“En nuestro caso se impactaría fundamentalmente en la producción de café. Ya hemos sido beneficiados con el proyecto Prodecafé en el territorio. Además, somos el único municipio del país que en estos momentos cuenta con una estación experimental, y tiene un jardín botánico, Cupainicú, a lo que se suma un gran potencial de investigadores que están en función del desarrollo.

“También con esta iniciativa, se refuerzan las posibilidades de repoblar la montaña e incorporarlos a todo el sistema del café, en sus diferentes variedades, con el consiguiente beneficio para nuestro municipio desde un mayor nivel de satisfacción de la población hasta el impulso de todas las esferas de la economía”, precisó la Intendente.

Otra opinión muy certera emitió Neoselvis Navarro Bleu, directora técnica y de desarrollo de la Empresa Agroforestal y Coco de Baracoa, provincia de Guantánamo, al abundar en los beneficios del proyecto, en particular para fortalecer la actividad ganadera con mejorías genéticas; y en el caso del café y el cacao, esperan apoyo para solucionar problemáticas asociadas a las áreas agrarias y a las fincas de los productores.

Sobre el proyecto, Yendri Mora Peregrino, presidente del movimiento de productores líderes de Santiago de Cuba y coordinador del proyecto en el municipio Guamá, abundó que existe mucha potencialidad para que este fructifique y dé el resultado que se quiere, pues ese territorio costero, con hoteles enclavados en todo el litoral, es muy fuerte en la producción de ovinos y caprinos (tiene más de dos ejemplares por habitante), así como en la ganadería.

“Esta iniciativa nos viene como anillo al dedo, porque precisamente hace alrededor de tres meses habíamos iniciado ya un proceso de estudio de las potencialidades del territorio para elaborar proyectos y ponerlos en la cartera de oportunidades de negocios, esperando algún financiamiento.

“Entonces ya teníamos identificados 22 trabajadores de porcino para hacer una producción integrada: unos se dedicarán a la reproducción y otros a la ceba, además de localizar a siete campesinos con cotos porcinos, que se parece mucho a lo que requiere el proyecto, que plantea la interrelación en la producción de alimentos, pero que sea amigable con el medio ambiente”, señaló Mora Peregrino.

Puntualizó que en Guamá también existe un centro para la ceba acuícola, con una capacidad instalada para producir al año entre 200 y 300 toneladas de peces de agua dulce, el cual hoy no funciona por falta de algunos recursos, que se podrían entonces potenciar con la entrada del proyecto.

También sería muy viable impulsar el centro de mejora genética del ganado ovino-caprino, con capacidad para 1 000 reproductoras, que también tiene ya un adelanto con áreas microlocalizadas y la masa básica para echarlo andar.

Relató que el mes pasado, con los compañeros de la Empresa Agroforestal de Guamá, se hicieron pruebas para utilizar el sargazo que llega a la playa como abono, y aún en fase demostrativa realmente se comprobó que es muy bueno para los viveros y semilleros, pues es limpio y totalmente libre de plagas.

“Pero realmente, haciendo un proyecto integrado, donde participe la mayor cantidad de especialistas para que cada uno aporte lo necesario de forma creativa e innovadora, en pos de lograr producciones limpias y sostenibles, a la vuelta de un año o dos estoy seguro de que el cambio en el escenario de la producción de alimentos en Guamá debe ser rotundo”, sentenció.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.