Martes
06 de Diciembre  2022 

Sello distintivo de las conservas cubanas

Fiel a las más ancestrales tradiciones, la Fábrica de Conservas de Vegetales La Conchita deviene símbolo de identidad de una región reconocida en el mundo por sus bellezas naturales y también por el tabaco que cultiva en sus campos


Martes 15 de Noviembre de 2022 | 03:47:47 PM 

Autor

Alina López Ochoa

Fiel a las más ancestrales tradiciones, la Fábrica de Conservas de Vegetales La Conchita deviene símbolo de identidad de una región reconocida en el mundo por sus bellezas naturales y también por el tabaco que cultiva en sus campos.

Avalada por la calidad de las elaboraciones, La Conchita edificó un trono de referencia indiscutible entre las conservas cubanas.

En la satisfacción del cliente y en el respeto a las normas técnicas con predominio de la inocuidad de los alimentos están las bases de esa fortaleza edificada por un colectivo que suma la entrega cotidiana, asegura Gudelia Muñoz Muñoz, directora técnica y de desarrollo de dicha entidad.

Radicada en el kilómetro 91 de la Carretera Central que conduce hasta la occidental provincia de Pinar del Río, la vieja factoría es también celosa con el cuidado del medio ambiente y experta en la combinación de novedosas tecnologías con prácticas artesanales que realzan la particularidad de sus elaboraciones.

Algunas de nuestras líneas de producción, como la de pastas de guayaba y de mango disponen de equipos de alta tecnología. En esa área contamos con una termoconformadora de procedencia italiana que ha contribuido a humanizar el trabajo y elevar los niveles productivos, explica Idalberto Rodríguez Herrera, director de la Empresa de Conservas de Vegetales La Conchita.

Producciones icónicas

     

Si bien la cartera de productos la integran 43 elaboraciones, la pasta de guayaba, bautizada popularmente como dulce de guayaba, se mantiene en la preferencia de los clientes nacionales.

También es muy demandado el casco de guayaba que identifica a La Conchita y que hoy procesamos con la fruta roja enana, predominante en los campos de Pinar del Río que suministran el 80 % de la materia prima demandada por nuestra industria conservera, explica el directivo.

Para retomar ese procesamiento y el de otras producciones muy conocidas como el mango en segmentos y en tajadas, ha sido decisivo el quehacer de innovadores y racionalizadores, expone Katia Pérez Morejón, especialista en recursos humanos en la entidad vueltabajera.

Su capacidad ha permitido vencer retos y recuperar esas elaboraciones que nos marcan como Conchita y mantener otras, entre las que se destacan la mayonesa y el aderezo, asevera la experta.

De gran importancia para el colectivo son los nexos con productores especializados y los nuevos actores de la economía cubana. Algunos de ellos disponen de minindustrias en las que procesan con muy alta calidad frutas y vegetales, adquiridas para ampliar los surtidos de la fábrica, aclara Rodríguez Herrera.

Un dominio extendido por Cuba y más allá

Tras fungir durante once años como Unidad Empresarial de Base de la Industria Alimentaria de Cuba, en julio de 2022 retoman la condición de empresa. Esa decisión nos ha permitido ampliar nuestro espectro comercial y estar presentes en regiones del oriente del país pero fundamentalmente en el occidente, sostiene Idalberto Rodríguez Herrera.

Los vínculos con Coralsa, Coratur, ITH, la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y Alimpex posibilitan esa conexión extendida también a la red de tiendas nacionales de las cadenas Cimex y TRD, y nos da la posibilidad, después de muchos años, de incursionar en el mercado foráneo, especialmente en el área del Caribe y en naciones de Europa a donde hemos enviado las pastas de guayaba y mango y el dulce de fruta bomba en almíbar con muy buena aceptación, acota el Director de la Empresa de Conservas de Vegetales La Conchita.

Hoy asumimos también la misión de sustituir importaciones al país con el suministro a las instalaciones turísticas de La Habana, Matanzas y Pinar del Río de productos del Dossier como el pepino y la remolacha en conservas, surtidos que podrían ampliarse en el futuro, agrega.

La interrelación con entidades cubanas ha posibilitado ingresos superiores a los  64 millones de pesos en bien de la economía nacional y local.

Cual dama antigua que realza cada día sus cualidades sin el clásico maquillaje, La Conchita continúa hoy como sello de garantía de las conservas cubanas mientras sus salsas, mermeladas, frutas en almíbar, mayonesa y aderezos perfuman el escenario de una región para la que también es identidad.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.