Sábado
18 de Mayo  2024 

Soñadores, útiles y apasionados

Qué privilegio! ¡Qué satisfacción me causa lo que me han solicitado! Recordar es volver a vivir y regresar a tiempos que uno lleva consigo


Martes 30 de Enero de 2024 | 07:19:52 AM 

Autor

Esteban Ramírez Alonso

Qué privilegio! ¡Qué satisfacción me causa lo que me han solicitado! Recordar es volver a vivir y regresar a tiempos que uno lleva consigo.

Hay que decir que en un principio se tuvieron dos  propuestas: hacer un periódico en el mismo formato que Juventud Rebelde sobre temas internacionales y una revista de corte económico con informaciones del mundo comercial, financiero y turístico. Para ello se crearon entonces dos equipos. Uno estaba liderado por Marcos Alfonso, y a mí me dieron la tarea de organizar el proyecto de la revista junto con la periodista Carmen Camiñas Lemes, Ángel González, que era el diseñador, entre otros compañeros. Inicialmente se tenía la idea de tirar en la imprenta de la UJC, pero eso poco después se demostró que allí no era posible aunque llegó a diseñarse la revista, entre Angelito y Luis Álvarez, expertos en la materia. Finalmente se decidió no seguir con la propuesta de temas internacionales, ya por los problemas conocidos que había con el papel, y hacer entonces como periódico lo que se quería con la revista. 

Estoy sintetizando en pocas palabras lo que fue un largo proceso de discusiones, análisis y debates, pues aquí en Juventud Rebelde de cualquier cosa hacíamos una polémica. Se trabajó duro durante casi todo 1993. Precisamente en ese año se hicieron dos pruebas: una en junio con el diseño de la posible revista, y ya otra en noviembre a propósito de la Feria de La Habana (Fihav 93), que llegó a llevarse a los participantes para promocionar el nuevo periódico, que tenía 24 páginas y siempre se concibió como semanario.

Vivimos en aquellos momentos iniciales una etapa de mucho estudio, de mucha preparación. Tuvimos un apoyo permanente de los ministerios más afines.  Contamos con un asesor del Banco, el compañero Cánovas. Recuerdo, por ejemplo, haber ido con Arleen a ver al presidente del Banco Central de Cuba, también fuimos al Ministerio de Finanzas y Precios. Y Ricardo Cabrisas nos apoyó muchísimo, prácticamente fue un padrino para nosotros.

El surgimiento del nombre fue algo curioso. Ya teníamos la revista casi hecha y la idea bastante organizada y no se había definido el nombre. Creo que fue Ángel González, en una discusión de esas que no tenían para cuándo acabar, o alguien que ahora mismo no recuerdo con mucha precisión, quien dijo: Bueno, hay que buscar opciones. Y ahí llamó la atención esa palabra, y se puso el foco en esa propuesta de nombre.  

Más de una vez llegaron a venir clientes al periódico buscando anunciarse, tratando de impulsar negocios como si nosotros fuéramos la Cámara de Comercio. Y había que atenderlos, hubo que crear hasta un espacio con ciertas condiciones para eso. El trabajo de Relaciones Públicas comenzó a cobrar importancia. Con la salida de Carmen Camiñas vino Irene Nápoles, luego se incorporó Calixto, que estaba en la Redacción de JR, y después vinieron otros miembros que también pusieron su impronta.

Entre las experiencias interactivas de entonces que más impacto tuvieron entre los clientes y entre los propios ministerios estaba la selección del organismo de año, que era aquel que más inversiones y actividades económicas había desarrollado y que más presencia había tenido en los medios. Se hacía una votación por los propios órganos y en una ceremonia a la que invitábamos a ministros y directivos de diferentes esferas se compartía y celebraba el resultado. Teníamos un alto apoyo de las instituciones, se fueron haciendo poco a poco muchas relaciones. Logramos alianzas muy valiosas con la Cámara de Comercio; Abraham Maciques nos ayudó mucho desde Palco como director de allí, y Pedro Abreu, quien estuvo durante muchos años al frente de Expocuba, fue siempre un amigo de la casa. En una de las ediciones de la Feria de La Habana hicimos un encuentro de negocios organizado especialmente por Opciones, con la presencia de varios ministros y un grupo bastante numeroso de empresarios cubanos y extranjeros.

Yo diría que Opciones fue en sus inicios, ha sido durante 30 años y puede seguir siendo ahora una plataforma de contenidos de mucha utilidad para el mundo de los negocios. Y te diría más: pienso que Opciones como medio de prensa impreso debiera convertirse en el periódico económico de Cuba, que no existe hoy en el país.

A todos sus miembros Opciones nos ha dejado una enseñanza, fruto del saber colectivo y de la experiencia acumulada. Me embarga mucha satisfacción recordar aquellos inicios y sentirme parte de un proyecto de este tipo, que ha sido único en la prensa cubana.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.