Miércoles
19 de Junio  2024 

Las alternativas rutas comerciales

Estados Unidos y los países occidentales contra Rusia, todas violatorias del derecho internacional han motivado que se creen o pongan en funcionamiento, rutas alternativas para el comercio mundial.


Miércoles 11 de Octubre de 2023 | 10:26:43 AM 

Autor

Hedelberto López Blanch

Las múltiples extorsiones que han impuesto Estados Unidos y los países occidentales contra Rusia, todas violatorias del derecho internacional han motivado que se creen o pongan en funcionamiento, rutas alternativas para el comercio mundial.

Rusia se ha convertido en el país más sancionado del mundo con más de 24 000 medidas restrictivas activas, que perjudican a particulares, empresas de comercio, productivas y financieras, marítimas, aviación y a todas las esferas que se le ocurra a Washington y a la Unión Europea con el único fin de destruir al Gigante euroasiático.

Una de las vías alternativas es el corredor Internacional de Transporte Norte-Sur, que con una extensión de 7 200 kilómetros va desde San Petersburgo, en Rusia, hasta Bombay en la India, y transita por el Cáucaso, el mar Caspio, Irán, Azerbaiján, Kazajistán (Turkmenistán se unió en julio de este año) e incluye pasos marítimos, ferroviarios y terrestres que ahorran 35 días en comparación con la ruta por el Canal de Suez.

Por esta vía se reducen los costos en un 30 %, para 2025 se duplicará el comercio y para 2030 se triplicará.

La Iran Shipping Lines, grupo de línea naviera de la República Islámica de Irán, destinó 300 buques para el transporte de mercancías a través de este corredor.

En medio de los crecientes desafíos geopolíticos que ha impuesto Occidente, resulta de suma importancia este corredor que hace más viable el comercio entre Rusia, India  y Eurasia.

En estos últimos años se ha impulsado el desarrollo de las infraestructuras, incluida la creación de nuevos puestos de control fronterizos, terminales de consolidación de carga y una interacción más estrecha entre las aduanas y otros reguladores de los distintos Estados.

En 2000 se tomaron las bases para la creación de esta vía de tránsito durante un acuerdo intergubernamental pactado entre Rusia, Irán e India que posteriormente fue acuñado por otras 10 naciones: Azerbaiyán, Belarús, Bulgaria, Armenia, Kazajistán, Kirguistán, Omán, Tayikistán, Turquía y Ucrania pero, al enfriarse las relaciones diplomáticas entre algunos de esos países, el proyecto sufrió retrasos hasta que Moscú, Teherán y Nueva Delhi decidieron impulsarlo. 

El otro corredor que permite conectar Europa y Asia más rápido que por el Canal de Suez, es la Ruta Marítima del Norte, cuyo desarrollo está en manos de Moscú y Beijing.

Con una extensión de 5 600 kilómetros, comienza en la frontera entre los mares de Barents y Kara para terminar en el estrecho de Bering.

Aunque está cubierta de nieve y hielo la mayor parte del año, los buques rompehielos aseguran el paso por esta ruta, que ofrece un importante ahorro de combustible y tiempo en comparación con otras vías. Además, el hecho de que se encuentre más cerca de países como China, Japón y Corea del Sur que la Ruta Marítima del Sur, favorece el crecimiento del comercio en la región ártica, señala el diario turco Anadolu.

Atomflot, filial de la empresa rusa Rosatom y que es la operadora del puerto de Múrmansk, informó que en 2012 se transportaron 3,8 millones de toneladas de carga por esa vía, mientras que en 2022 el volumen aumentó a 34,1 millones de toneladas.

Se espera que este año la capacidad de la ruta alcance los 36 millones de toneladas y se prevé que aumente hasta los 80 millones de toneladas en 2024, con la puesta en servicio del rompehielos Yakutia, de 33 000 toneladas.

Rusia cuenta con cerca de 30 rompehielos nucleares, el primero el Lenin en 1959 (ya convertido en museo) después le siguieron el Arktika, Sibir, Rossilia, Sovetski Sayoz, Yamal y 50 años de Victoria, hasta llegar a los hoy modernísimo y poderosos como el Yakutia que cuenta con 173 metros de eslora por 34 de manga y 51 metros de altura, con un peso de desplazamiento de 33 millones de kilogramos y calado de nueve metros que le permiten navegar entre grandes concentraciones de hielo.

Desde hace unos años, la Ruta Marítima del Norte es una arteria de transporte utilizada activamente por Rusia no sólo para dar servicio a sus territorios del norte y Extremo Oriente sino también para transportar algunas mercancías hacia y desde China.

Esa vía resulta sumamente favorable para las dos naciones pues el trayecto de San Petersburgo a Shanghái dura 28 días, mientras que la navegación por el Canal de Suez lleva unos 50 días.

Claro que sin una flota potente y especializada como la rusa sería casi imposible navegar por el océano Ártico. Los rompehielos del Gigante euroasiático son capaces de atravesar el hielo y abrir paso a los buques que se queden atrapados.

Según Viacheslav Ruksha, subdirector general de la empresa estatal de energía nuclear Rosatom y titular de la Dirección de la Ruta Marítima del Norte, las empresas rusas proporcionan suficiente tráfico de carga al suministrar gas natural licuado y petróleo a través de esa vía y confía en que en 2030 se superará el objetivo de transportar 150 millones de toneladas de carga.

Ya es hora de que Estados Unidos, la Unión Europea y otras naciones occidentales comprendan que al Gigante ruso no se le podrá derrotar con extorsiones comerciales-financieras.

Comparte esta noticia

Deje su comentario

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.